Resistencia al cambio

A veces basta con mirar el problema desde una perspectiva diferente. Origen de la imagen: Pro Bono Australia

Durante mucho tiempo he sido una persona que se ha resistido a los cambios. Al menos en mi interior, ya que mi cabeza quería negarlo rotundamente.

Contrariamente a mis estudios y paradójicamente, donde me han enseñado que un buen ingeniero debe comprender que los cambios son algo incontrolable e impredecible, el primer paso es comprender y aceptar dicha realidad. Pero como todo, la teoría es una cosa y la práctica, otra muy diferente.

Me gustaría mostrarme como un claro ejemplo de lo que sucede hoy día en nuestra sociedad: de boquilla somos A, pero realmente somos B. Me confieso, mea culpa. Nunca es tarde para darse cuenta. O mejor aún, darte cuenta de lo que fuiste, puesto que aprendiste algo y te hizo evolucionar.

Entiendo que el ser humano es contrario al cambio, se resiste por naturaleza. Es nuestra forma de ser, lo deberíamos saber. Y aceptar. Partiendo de esa premisa, conociéndonos profundamente, podríamos seguir hacia adelante.

Deberíamos aprender a mirar las cosas desde otro prisma, hacer valer nuestra inteligencia y sacar provecho de cualquier aspecto: transformar el cambio en oportunidad. Se puede dejar atrás el miedo y abrazar esperanzador futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.